jueves, 29 de septiembre de 2011

Mení, pipí, titaaaa!!!

Luego de algunas salidas de plaza y un par de semanas adentro por unas picaduras y alergia posterior, volvimos a nuestras excursiones matutinas. Cambiamos el destino, ahora vamos al Parque Belgrano, que permite estacionar dentro del parque y nos da otro nivel de seguridad y mayor libertad al desplazamiento trillizo.
Hay juegos, pero no están todos en buenas condiciones, así que por decisión unánime de los mayores de 18 años presentes, vamos a la zona parquizada. Tiene una colinita cubierta de pasto por donde subimos con paso de elefante y bajamos con paso de hormiguita. La TRIbu recolecta semillas, vainas, tronquitos, cortezas, como souvenires de la naturaleza para llevar a casa y jugar más tarde. El cochecito doble satisface las necesidades de escalada y arrastre por el momento. Los otros juguetes quedan un poco olvidados, a veces el camión sale de paseo un rato pero nada más.
Está lleno de pajaritos, los hay más grandes y caminadores, pequeños y rápidos emprendedores del vuelo. Hasta encontramos cardenales, los de cabecita roja, que vuelven locos a los niños.
Ayer, durante la pausa para el agua y las galletitas, se acercaron algunos pajaritos. Entonces se me ocurrió enseñarles a partir las galletitas bien chiquitas y "convidarle" a sus amiguitos. La felicidad que se siente frente a la capacidad de los niños de maravillarse frente a estas cosas pequeñitas,  no se traduce en palabras, no hay forma. Verlos saltar, reir, mirarme una y otra vez como diciendo "ves mamá lo que está pasando?".  No hace falta decir que después de eso fuimos a buscar a todos los pajaritos del parque, que no sé si acudían al banquete por el olor de las galles o la calurosa invitación de Sofi: "Mení, Pipí, Titaaa!!!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario!

Si te interesa que escriba sobre algún tema en particular puedes pedírmelo por correo a big.five.family@gmail.com. Gracias nuevamente!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...