jueves, 22 de marzo de 2012

Primer día de Curso de Pedagogía Waldorf

Hoy fue el primer día del Curso para Padres en el Colegio Rudolf Steiner. Debo decir que disfruté plenamente de todo el tiempo que transcurrió allí.
Me sentí muy cómoda con la persona que dicta el curso, que ya la había conocido en la entrevista previa. Éramos veintisiete los padres y madres reunidos. Todos tenían a sus hijos estudiando en este colegio o en otros colegios Waldorf, así que somos los únicos del curso que venimos a ejercer el rol de "candidatos".
Iniciamos con una sesión de Euritmia, es la primera vez que tomo una clase semejante. Podría comparar la primera parte del trabajo con ejercicios de Chi-Kung o Tai-Chi y al final con una especie de danza o movimientos grupales coordinados -como los que suelen verse al inicio de las Olimpiadas ejecutados por gimnastas para mostrar distintas formas, aunque ese no era el objetivo, es lo más cercano que pude encontrar para explicarme. Esto combinado con juegos de imitación, de guía y seguimiento,  diversión y mucha energía... No es menor el hecho de un piano sonara en la sala para sugerir la intensidad y el ritmo.
Luego, en el patio de la escuela hicimos una caminata libre al son de las palmas de la coordinadora y cuando ella hacía un corte, nos presentábamos con la persona que teníamos al frente. Debo haber interactuado con unas diez personas en este juego.
Ya en la sala de clases, con tres mesas adornadas con manteles azules y naranjas y con pequeñas macetas con flores en los extremos de cada una, tomamos un té o un café según el gusto y las ganas y compartimos unas galletas de avena mientras extendíamos el breve espacio para seguir conociéndonos.
En el resto de la mañana, volvimos a nuestra infancia rescatando un recuerdo escondido, trabajamos en grupo según la consigna establecida y luego escuchamos a la docente. Cuando llegamos a este punto, todos estábamos relajados, de buen ánimo, sin hambre, cómodos dentro del grupo, con la mente y el corazón puestos en el tema a tratar.
La verdad es que iba con ilusiones y buena predisposición, pero sentí mis expectativas superadas. Creo que una experiencia de aprendizaje integral, respetuosa, divertida y armónica como la que tuve esta mañana es la que quisiera para los niños, para todos, no sólo los míos, sea cuál sea el método, la escuela o el lugar donde la obtengan.

3 comentarios:

  1. Que genial!!! Me alegro mucho.

    ResponderEliminar
  2. Pues espero que tengáis suerte y los niño spuedan al ir al colegio que has escogido... tiene muy buena pinta, aunque reconozco que mi timidez me hubiera hecho pasar algún rato durillo... Enhorabuena! Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  3. Llevaba un tiempo sin poder entrar en tu blog.... pero veo que se ha arreglado! Genial!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario!

Si te interesa que escriba sobre algún tema en particular puedes pedírmelo por correo a big.five.family@gmail.com. Gracias nuevamente!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...