viernes, 21 de septiembre de 2012

Entramos al Steiner - o "Aramos, dijo el mosquito"

Cómo no dedicarle un post a este hecho! Ayer nos enteramos que tenemos vacante en el colegio que habíamos elegido para nuestros niños. Y si prestan atención y aunque intenté ponerle cuidado, usé la primera persona del plural para contarles que en realidad los niños tienen su vacante asegurada. Y esto es parte del porqué del título de la entrada. Cuando emocionadísima le llamé a mi mujer y le conté que había llenado los papeles, le dije "Entramos al Steiner!", a lo que ella me contestó "Aramos, dijo el mosquito"... Pero bueno, por ahora, un poco aramos las mosquitas, y aunque los que entraron son ellos, en este colegio la familia no tiene chance de saludar desde la puerta...

Estaba pensando en cómo escribir este post, y contestándole a una amiga su correo, me di cuenta de que justamente eso que le estaba escribiendo era lo que quería contar. Así que aquí va, palabras más, palabras menos:

"Estamos muy felices! Llevamos casi dos años investigando y pasando por el corazón luego, cuál sería el tipo de pedagogía y luego la escuela en particular que elegiríamos para los peques. Así que tener confirmada la vacante para los tres es una alegría y en este momento particular, un gran logro también, ya que ni siquiera es fácil tener vacante para uno.
Desde un primer momento sabíamos que no queríamos escuelas de doble turno ni escuelas elite de alta exigencia, para no presionarlos ni sobrecargarlos ni que estuvieran en un ambiente con valores ligados a la competitividad, los logros individuales, el intelectualismo. Empezamos evaluando escuelas públicas,  y a medida que avanzábamos en profundizar nuestro interés empezamos a conocer pedagogías y propuestas alternativas: Escuela Libre, Escuela Activa, Montessori, Logosófica, Waldorf, entre otras. Cada una de ellas tiene su ingrediente particular pero casi todas coinciden en sus premisas fundamentales: la libertad, estimular el goce por el aprendizaje, el respeto y la escucha a las necesidades individuales, la no competencia. En fin. Nos decidimos por Waldorf por varios motivos, uno de ellos y el más importante es que de principio a fin aborda el aspecto espiritual, te diría que en realidad es la base en la que se estructura. Otro más práctico, es que tenemos una buena oferta de colegios, hay cinco de ellos en un radio de no más de 35 minutos en auto. Avanzamos con el proceso de admisión en dos de estas escuelas y en ambas nos sentimos muy cómodas y tranquilas con respecto a que eso era lo que estábamos buscando. Apostamos por el Rudolf Steiner, que es el colegio de más antigüedad en la Argentina y en América del Sur. Tiene desde jardín a secundario, en edificios propios, las cuotas no son bajas y menos considerando que son tres niños, pero son las más accesibles.  Tiene profesores de Euritmia en su planta permanente, les ofrecen clases de violín desde 4° grado, y es bilingüe español-alemán, además del inglés, que tienen como en todas las escuelas ahora (creo que son 3 veces por semana)"
 
Esto resume en parte, nuestra búsqueda y da cuenta del por qué sentimos hoy esta emoción. En otros post les iré contando como será el jardín al que entrarán nuestros hijos dentro de unos meses y más detalles acerca de la educación Waldorf.
 
Gracias por acompañarnos!
 

2 comentarios:

Gracias por dejar tu comentario!

Si te interesa que escriba sobre algún tema en particular puedes pedírmelo por correo a big.five.family@gmail.com. Gracias nuevamente!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...