sábado, 13 de octubre de 2012

Trillicidades I

Hermanos, amigos, cómplices. Dulces y cariñosos. Traviesos y rebeldes. Ocurrentes. Aquí una recopilación de hechos, diálogos, travesuras que los muestran de cuerpo entero. Tan suyas que no pude más que titularlas de este modo...

  • Uno de los niños, con su plato de comida a medio empezar y la mejor carita de puchero que se imaginen: "Mamá, me siento muy, muy mal"... "me das postre?" Cuando terminé de reirme le expliqué que el suyo no era un buen argumento :)
  • "Vos sos mi bebé chiquito y yo tu mamá, si?"
    Los escucho desde la cocina y pienso: Qué adorables!
    Hasta que escucho el sonido inconfundible de los velcros del pañal y corro para descubrir que la señorita y su hermano están jugando a que ella le cambia los pañales.... jajaja!!!  Ooooommmmmmmmmmm!!!!
  • Están jugando a que van a dormir, entonces dos se acuestan en L y uno hace de madre, les cantá el "arrorró mi niño" y les dice, a uno y a otro: "tranquilo, dormite, dame la manito, acá estoy yo"
  • Mi niña se me acerca y me huele intensamente, sonríe y me dice "mmmhhh que rico olorcito". Y yo: "si? y a qué huele?". Ella: "a mamá"
    Cucharita para juntarme del piso...
  • Yo: "está bien el agua?" (del baño)
    Uno de ellos: "si mamá, no fría, no caliente...."
    Coro de tres: "adecuada!!!"
    Esta se la debo a Mickey Mouse y el episodio del "Hipo de Donald" :)
  • Después de la cena, mi niña hizo unos pucheritos porque se había terminado su flancito y no quedaba más. Entonces su hermano, aún a la mitad de su postre, le dijo "no llores,  yo te convido un poquito" mientras le extendía una generosa cucharita. Los dos terminaron a las risas y con una carita de felicidad increíble.
  • Un día que yo estaba triste, se me acercaron los tres y uno me dijo: "mamá, te duele algo?". Les expliqué que sentía mucha tristeza "Ahhh, pobrecita". Me dieron unos besos tan dulces y tiernos y luego me dijeron "mejor?". Están convencidos del poder curativo de los besos. Y yo.
  • Pareciera que a los niños ya empieza a molestarles que gente extraña se acerque a hablarles por el hecho de ser trillizos. Una señora quería a toda costa saber cómo se llamaban, nosotras dejamos que ellos contestaran. Dos lo hicieron con timidez y el tercero permanecía callado. La señora siguió insistiendo y le decía "y vos cómo te llamás?" "NADIE" respondió el pequeño :)
Tengan por seguro que este puñado de anécdotas no es más que eso, un puñado. Como estas hay otras cientas. Ya les seguiré contando...


2 comentarios:

Gracias por dejar tu comentario!

Si te interesa que escriba sobre algún tema en particular puedes pedírmelo por correo a big.five.family@gmail.com. Gracias nuevamente!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...