viernes, 6 de septiembre de 2013

Al acecho...

Todos los recuerdos que me disparó la consulta al pediatra me llevaron a otro momento de la época de bebés relacionado con asuntos médicos: mis aventuras y desventuras tratando de tomar una muestra de pipí de mi niña. Fui a leer lo que había escrito en ese momento y realmente, a la distancia, toda la situación me parece de risa, aunque en ese momento no lo fue tanto. Me gustó volver sobre la historia y decidí compartirles el texto original -que algunos ya leyeron como nota de FB o en el foro de Multifamilias.
Y esa historia viene para mí con un regalo adicional, uno muy valioso. Luego de publicarla, una mamá de trillizas del foro, me mandó un correo contandome sus aventuras relacionadas al mismo tema. A partir de ahí, seguimos escribiéndonos y enviándonos fotos y concertamos un encuentro. Y luego otro, y otro... y hoy, tres años más tarde, esa mamá es una de mis amigas más queridas y sus hijas son "las amigas" de mis hijos. Así que ya ven, emociones no le faltan al cuento...

Así que aquí va, para todos, pero con una dedicatoria especial para mi amiga.
Y dice así:

"Al acecho"

30 junio 2010

Si alguna vez le tocó pasar por la experiencia, debe temblar como yo al escuchar esas dos palabras. Si no, aquí va el cuento -que aún no termina- para que entienda de lo que hablo...

Antes de oírlo de la pediatra y confirmarlo con el laboratorio, para mí, "al acecho" estaba el gato frente a la cueva del ratón o la leona entre las matas observando a su presa.
Pero vaya usted a saber, que también puede estar una madre y hasta la familia entera, con la "señora que nos ayuda" incluida, "al acecho" de que una tierna infante haga su pipí para apresarlo, rápidamente, en un recipiente estéril... No la bolsita pediátrica esa que viene diseñada para los bebés, esa no... el frasquito, el mismo con el que usted lucha cuando le toca hacerse un análisis.

Atento quien le toca la desafiante tarea porque en el preciso momento que se produce el acontecimiento, con pericia aprendida en la escuela de circo, debe abrir un frasco estéril y hacer que el pipí caiga en el interior del mismo sin que ningún borde del frasco sea tocado por la piel de la colita de la bebé. Y de mañana, para que llegue a tiempo al laboratorio.

Repasemos, la bebé tiene que estar tranquila. De otra forma es imposible convencerla de quedarse un poquito quietecita, con alguien sosteniéndole sus patitas hacia arriba, sin pañal y bien en el borde de la cama (no lo intente cama adentro, imposible poner el frasco...) hasta que vengan "ganitas"
Previamente la nena debe ser higienizada con agua y jabón neutro...pero si se le ocurre, como a mí, que para eso la meto en la bañera y listo, puede ser que la bebita haga su pipí en el agua y hay que empezar de nuevo!!! Si la nena "es limpita", señor, señora, pasele un algodoncito húmedo en la posición recomendada!

Después de esperar horas (1-2, ningún humano, ni siquiera tocado por la varita de la maternidad/paternidad llega a más y ningún bebé sin haberse dormido en el medio tampoco) y cuando ya nos quedamos sin público y empezamos a practicar abrir el frasco con una sola mano, llega la patada de la bebé, ya aburrida, que viene a dar justo sobre la tapa del frasco... que ya no es más estéril. Pero ella se está riendo porque le pareció divertido el ruidito, qué ternura!!!

Asegúrese de que haya alguien para alcanzarle otro frasco, o le pasa como a mí, que justo la nena "hizo"...y me quedé mirando la tapita en el piso...

[Acotación al margen: ya se había ido la señora, que me dejó el bebé que estaba despierto atado en su huevito, la perra encerrada en la lavandería para que no vaya a explorar a dicho bebito y al otro, que se durmió y le dio pena atarlo, en la puerta de la habitación donde estaba yo con la nena...]

También se puede dar la situación, que, como en el caso anterior, una ya se encuentre cansada, y justo en el momento ¡se distraiga!... cuando ve el mini-manantial ya es tarde para cualquier intento -aunque de todos modos lo intentemos para sólo tener por resultado otro frasco no estéril...

Pero sin aflojarle a la tarea, uno piensa que no le va a ganar esa bendita muestra tomada "al acecho", entonces vuelve a colocar a la nena en posición -otro día, pobre nena si no!!!- justo cuando tiene hambre y le pide a alguien generoso que le de una mamadera mientras esa misma persona le sostiene los pies a la bebé - ya comprendimos que es imposible abrir el frasco con una sola mano estando "al acecho". Y de pronto... se produce el milagro, lo predicho ocurre y abrimos bien el frasco y no tocamos nada y caen... una-dos-tres-cuatro-gotas y cerramos decepcionadas el frasco y resulta que ahora la nena hace más, bastante más... que por supuesto va a parar a cualquier lado y uno con el frasco con la minúscula cantidad de pipi en la otra mano... por qué nadie avisa que hacen pipí en dos etapas??!!??

Con la dignidad por el piso y los niveles de frustración peligrosamente elevados, una llama con el dejo de esperanza que le queda al laboratorio para saber si lo que juntó sirve -ya sabe la respuesta pero por las dudas - Lo atiende alguien que después de escucharla le dice, compasivamente, que no, que tiene que llegar a un dedo el volumen del frasco (un dedo suyo, no de la bebé, no se ilusione)

Pero UN dedo??? Y cómo se hace??? Hay alguna técnica???? Se pregunta una... abandonada, desencajada, perdida... "Y no, señora, no hay técnicas... Es así, la muestra se toma "al acecho". No queda otra!!!"

Y no. No queda otra. Mañana será otro día. Y con el nuevo día, renace la esperanza...eso dicen, no? :)


5 comentarios:

  1. Eli, me haz hecho reir de lo lindo y en un momento que lo necesito mucho. También me alegro de la amistad conformada con esa mamá triple a quien creo conocer. Afortunadamente no me toco la famosa muestra.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana Laura, qué bueno lo que me decís! Qué bueno que te hayas reído! Sí, la conocés, estuve en duda de poner el nombre por lo público del blog y porque no le había consultado primero. Besotes y otro abrazo para vos!

      Eliminar
  2. Ja, ja, ja, qué bueno!!!!!!!!!!!!! No me ha tocado menos mal! Porque yo de acechadora no valgo!

    ResponderEliminar
  3. tal cual lo hemos vivido dos veces. Terribleeee. una vez estuve mirando la cola de mi hija con un frasco cerrado "al acecho" dos horas reloj. Por momentos sentía que no tenia la atención puesta y se me iba la mirada del cansancio que tenía. Estresante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo es! Espero que tanto esfuerzo haya rendido sus frutos! Un abrazo y gracias por comentar!

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario!

Si te interesa que escriba sobre algún tema en particular puedes pedírmelo por correo a big.five.family@gmail.com. Gracias nuevamente!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...