martes, 12 de agosto de 2014

La transición entre los dos jardines Waldorf

 
"Las Lechuzas" es el Jardín de la Escuela Waldorf Arcángel Gabriel, en Maschwitz, localidad donde vivimos desde fines de abril. El año pasado habíamos conocido la escuela en la "Tarde de juegos y aventuras", y nos había gustado mucho.
 
Como cuento en la entrada que habla de "Por qué los niños se cambian de Jardín",  al pensar en el cambio de casa tuvimos en cuenta la oferta educativa Waldorf y en marzo, aún antes de haber concretado la mudanza, comenzamos el proceso de admisión/reconocimiento en esta Escuela.
 
Hablando con algunos amigos me he dado cuenta que lo que vivimos no es lo que se vive o se espera habitualmente. En una  ocasión, al compartir con alguien esta vivencia, me dijo por toda respuesta "Utopía.com". Y ahí caí en la cuenta de la necesidad de contarlo, así que aquí voy.
 
Nos contactamos por mail con la escuela y nos citaron en esa misma semana para la primera entrevista, más que nada de carácter administrativo, donde la secretaria nos contó en detalle sobre la currícula, actividades, y demás características de la escuela. Nos sacamos allí  todas las dudas que teníamos hasta el momento y nos fuimos con una grata sensación de haber sido recibidas con cordialidad, honestidad, calidez.  Acordamos allí una próxima cita, esta vez ya en el Jardín, con las maestras y con los niños.
 
Fuimos con nuestros niños y cuatro de las maestras nos estaban esperando. En la sala había una pequeña mesa, con un mantel y una vela que fue encendida antes de comenzar a hablar y apagada al terminar la reunión . Alrededor de la mesa habían suficientes sillas para que todos, niños incluidos, pudiéramos sentarnos,  pero ellos prefirieron explorar los juguetes y la casita de la sala, estaban fascinados. La reunión duró fácilmente hora y media y durante todo ese tiempo jugaron con serenidad mientras sus madres y las maestras conversábamos acerca de nuestra familia y acerca del Jardín.  En este caso los adultos podemos hacer y decir, pero lo que cuenta de verdad son los niños.  Claro que toda la familia importa, pero lo que ellos muestran, vibran, manifiestan es lo que define si el proceso de admisión continúa o se detiene en esa instancia.  Llegando al final del encuentro nos preguntaron cuando teníamos idea de realizar el cambio y nos comunicaron que por su parte lo único que restaba era que los niños visitaran la sala donde potencialmente ingresarían, en el horario habitual del Jardín, para ver cómo se vinculaban e integraban con los otros niños.
 
Este último encuentro llegó dos meses después, estando ya instalados en la nueva casa. Fuimos los niños y yo, invitados por un periodo de casi tres horas a compartir las actividades cotidianas. Al principio estaban pegados a mí como abrojitos, pero poco a poco, lo familiar de las rutinas y actividades los fueron despegando y lograron compartir algunos momentos con soltura. Salieron muy contentos, y me dijeron que querían ir a ese jardín.... y al de ellos.  Todo un éxito.
 
Nos habían dicho que probablemente se requirieran varias visitas, pero ese mismo día las maestras me comunicaron que los niños podían ingresar al Jardín cuando nosotras lo decidiéramos. Tardamos un par de meses más en tomar la decisión, por un lado por lo difícil que nos resultaba dejar el Steiner y por otro, porque queríamos tener al menos una entrevista en el Clara de Asís, que es el colegio Waldorf más antiguo de la zona con oferta de primaria y secundaria, y que en todo este tiempo no habíamos logrado.  Finalmente, priorizamos el hecho de poder hacer el cambio este mismo año y pasamos la decisión por lo que sentíamos y eso era que estábamos llegando a un lugar que nos gustaba, nos hacía sentir cómodas y donde nos recibían amorosamente.
 
Cuando comunicamos a la Escuela nuestra decisión, además de completar los pasos administrativos normales, tuvimos que ponernos a escribir la "Biografía" de cada uno de los niños, con base en una serie de preguntas que nos dieron. En el Steiner, la biografía la hizo la médica antroposófica en una de las entrevistas, sólo teníamos que contestar y los niños tenían dos años y no cuatro. Fue una tarea ardua, pero enriquecedora.  
 
Una de las primeras cosas que me dijeron en "Las Lechuzas" fue que las maestras que recibirían a los niños querían un teléfono para contactar a quienes eran sus maestras en ese momento. Como todos los jardines Waldorf se reúnen periódicamente, dos de las maestras coordinaron para hablar acerca de la transición y de los niños, por supuesto.
 
Así como en el Steiner, sus queridas maestras se ocuparon de que los niños tuvieran el cierre que necesitaban, en "Las Lechuzas" se ocuparon del recibimiento. 
 
Una semana antes de las vacaciones, las dos maestras de la sala nos citaron para acordar cómo sería el proceso de adaptación de los chicos. Hablamos mucho acerca de los niños, de cómo esperábamos que reaccionaran, de las posibles estrategias para que llegaran confiados a su primer día y de cómo se desarrollaría la primera semana. Incluso se trató si sería mejor para ellos empezar con horario reducido o no y conjuntamente decidimos que lo mejor sería tener la misma rutina que los demás niños.  Tenía que decirles que yo iba a estar allí, pero allí no era dentro de la sala como ellos esperaban sino fuera.  Además de las biografías llevamos los tres informes del jardín anterior y durante las vacaciones de invierno las maestras se apropiaron de toda esa información.
 
El lunes pasado comenzamos las clases y la experiencia hasta ahora, ha superado la expectativa inicial. Pero merece otra entrada!  Así que aquí los dejo y espero que hayan disfrutado el relato.

2 comentarios:

  1. He disfrutado muchísimo. Me interesa aún más porque tengo trillizos tb!! la forma de educarlos hará nuestros chicos de mañana y a veces... Que lío. Dejo aquí mi blog por sí te puse ayudar en algo alguna vez. Me ha encantado!!! http://bluemarydream.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Blue Mary por tus lindas palabras y por dejar tu comentario. Ya me pasaré por tu blog así conozco más de tí y de tus niños! Un abrazo

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario!

Si te interesa que escriba sobre algún tema en particular puedes pedírmelo por correo a big.five.family@gmail.com. Gracias nuevamente!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...